viernes, 17 de agosto de 2007

Moshé, hijo, no te mojés mucho... te podés resfriar!